Madrid pasa por Berlín.

Este pasado mes de julio, los líderes sindicales fueron recibidos por la canciller Angela Merkel. También un alto cargo de la Generalitat se reunió con la Canciller con el mismo fin: trasladar sus puntos de vista sobre la realidad de la economía española.

La impresión que tenemos los ciudadanos es que la política económica española se decide en Berlín; que el gobierno de España ha perdido credibilidad, en buena medida, por la tibieza con que ha gestionado el problema de Bankia.

La mayoría absoluta de Rajoy, estaba claro para los que supieran leer los resultados, fue posible porque los electores, por encima de ideologías, eligieron a quien podía gestionar mejor la crisis y devolvernos al crecimiento. Se sabía que tenían que tomarse medidas legislativas de austeridad y que habría que adelgazar las administraciones y eso pasaba, entre otras, por afrontar la situación heredada con toda honestidad y crudeza. La consigna era y es, espero, alejarnos de manipulaciones y maquillajes obligando a un ejercicio de transparencia en las cuentas públicas, y privadas (sector financiero en especial), para que los diagnósticos se realizaran sobre bases de realidad. Al tiempo, se tenía el propósito de revisar el sistema retributivo de los políticos, cargos institucionales y empresas públicas; sueldos, prebendas injustificables y vicios de un sistema de compensaciones, dudosamente ético y, a todas luces inmoral en este contexto de generalización de recortes en servicios y salarios.

La herencia de Bankia (Caja Madrid y la CAM, banca al servicio de los intereses políticos y particulares de las baronías autonómicas de Madrid y Valencia) ha sido el detonante de la presente escalada del precio de la deuda y quien va a precipitar el rescate. Las cuentas de Bankia se disimularon con la connivencia del ministerio de economía.

Descubierta la trampa el gobierno está tocado en su imagen pero si, además, sus ministros y políticos, aprovechando la confusión en plena crisis, andan queriendo subvertir los consensos sociales alcanzados estos últimos años, entonces, es razonable volar a Berlín y pedir auxilio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s