Artur Mas, gobierno sensato.

Para la bondad y la salud de las finanzas públicas en escenarios de escasez, es preciso  priorizar en la asignación de los recursos, la transparencia y la firmeza para asumir riesgos controlados, todo eso tiene que ver con la eficiencia en la “ciencia administrativa”.

La administración de los recursos disponibles y la capacidad para implementar políticas de austeridad son el primer estadio obligado previo a políticas económicas de creación de valor con garantías. Y no es solo porque estemos inmersos en una crisi envolvente, sino porqué porque es requisito de buena administración no gastar más de lo necesario para cubrir un servicio. El despilfarro, el no control en el gasto o el mal uso en inversiones o servicios injustificables desde análisis de costes o de eficiencia supone detraer recursos de otros servicios que sí se justifican desde análisis de cobertura económica o social.

Por eso, hacer recortes racionales son medidas de generación de riqueza por el doble motivo de fijar el valor de bienes o servicios, que sin un control o precio parecen económicamente gratuitos, y porque clarifican la cesta del gasto permitiendo (como la cuenta de la vieja) conocer cuánto se tiene, sin sorpresas ocultas, eliminando incertidumbres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s