Un tribunal de incompetencias.

Para quienes vivimos el proceso de la Transición es evidente que se esta produciendo una involución política respecto los acuerdos de consenso que se había alcanzado por el pacto constitucional.
Ante todo en la cuestión de la integraciíon territorial desde una óptica de concordia y concurrencia en una definición de España plural pero no por ello menos integrada desdes el punto de su posición internacional y como potencia europea.
El fallifo 23-F, fue sin embargo el triunfo de los nostálgicos porque metio tal miedo en el cuerpo de los políticos que definió las línieas maestras de los extremismos posteriores y del aumento de la tensión.
El sainete, por decirlo en forma suave, de la no renovación en más de dos años de miembros del Tribunal Constitucional, y sus consecuencias y luego sentencias inapropiadas, por meterse el Tribunal en áreas de dudoda competencia terminan por desprestigiar un Tribunal cuyas sentencias debieran ser exquisitas y prácticamente indudables en sus conclusiones.
Las dimensiones, no aceptadas, son el exponente de la falta de imparcialidad de que adolece el Alto Tribunal,.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s