Un gobierno presidencialista y competente.

Este es un gobierno centrista en el que no han entrado ninguno de los pesos pesados que contribuyeron a la derrota de 2008. El conservadurismo más rancio, que hasta el congreso de Valencia estaba en las estructuras del PP y que pretendía seguir marcando el paso del centroderecha español, fue relegado entonces, y ha sido desplazado ahora por políticos y técnicos competentes en sus áreas; mayoritariamente con un perfil de liberalismo moderno o avanzado, que entiende al estado como garante del bienestar social; en las antípodas de ese ultraliberalismo conservador cuyo última proeza ha sido provocar la crisis en la que estamos empantanados.

No es, éste, un gobierno de equilibrios de poder, de barones, familias o componendas. Es el gobierno de un Rajoy político, pragmático, que va a liderar un equipo ganador contra la recesión. Que teniendo claro que su trabajo tiene que desarrollarse, en buena medida, en instancias internacionales, ha incorporado a profesionales de solvencia y reconocidos tanto en organismos económicos de referencia, como en las instituciones europeas; condiciones imprescindibles para generar credibilidad y empatía en los círculos políticos, financieros y en los mercados.

El presidente Rajoy, ha llegado a la Presidencia con el respaldo abrumador de un electorado que, consciente de la gravedad de la situación, le ha confiado la tarea de hacer lo necesario para devolver a España a la senda del crecimiento, pero sin abdicar del manteniendo del estado del bienestar. Y Rajoy, comprometido con el mandato recibido, asumirá la dirección de su equipo económico con empeño personal, imprimiendo su sello a un gobierno constituido desde los intereses del país y no por cuotas o peajes de partido.

El Presidente acierta, y si en el Congreso de Sevilla se consigue la renovación, que tantas veces se ha intentado, es probable que asistamos al nacimiento de esa nueva derecha de corte europeo que se echa en falta en la política española, y que será imprescindible, parafraseando al nuevo ministro de Justicia, Ruiz Gallardón, para situar a España entre las sociedades eficaces, rigurosas y avanzadas.

Este gobierno que tiene como prioridad la reactivación económica, la creación de empleo y trazar las señas de un nuevo modelo productivo que diversifique la economía, no tiene que perder la perspectiva del conjunto de la sociedad.

Y eso es importante porque se aspira a profundas reformas de las, y en las, administraciones públicas, en especial las autonómicas y sus competencias, y para esas reformas son muy deseables pactos cualitativos más allá de la aritmética parlamentaria.

(Publicado ayer, sábado 24-12-2011, en ÚLTIMA HORA)

 

 

En el cierre de campaña en las Locales y Autonòmiques en Cala Nova

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s