Los novicios de Casado a las órdenes de Feijóo.

Publicado en Última Hora, 06/04/2022

Con buen criterio, este XX Congreso del PP tuvo carácter extraordinario; centrado en la elección de Núñez Feijóo como nuevo presidente. Tocaría, ahora, en el próximo congreso ordinario, que estatutariamente debería celebrarse en julio de 2022 (y podría retrasarse hasta doce meses) abordar el debate de ideas y su contenido ideológico. Y ver hasta dónde el liderazgo Feijóo se refleja en sus ponencias de política y estrategia; midiendo hasta dónde es verosímil ese nuevo cambio hacia el centro o es otro ardid electoralista, con el que el PP acostumbra a seducir y defraudar a la parte centrista de sus votantes.

El salto a la presidencia del partido ha sido propiciado por las baronías con poder, Galicia y Andalucía, ambas reductos de la era Rajoy, aprovechando el envite de Isabel Ayuso (43 años) que ahora debe de estar exultante, sintiéndose que podría suceder al gallego (60 años) cuando la edad apriete. Los otros, comparsa oportunista elevada a presidencias regionales por amor al jefe Casado, se apuntaron al cambio de liderazgos tras una partida nocturna de póker. Feijóo no habrá de temer patios traseros hasta que en las próximas elecciones genérales se dé cuenta de que ni con Vox alcanza para la Moncloa.

Hay un convencimiento mediático en atribuir al presidente de la Xunta ser buen gestor y pragmático. Olvidando que el principal mérito de Feijóo es haber sucedido a un monstruo político como Fraga aprendiendo, muchos antes de la generalización de los relatos impostados, el valor del imaginario público. Feijóo es un susurrador hábil en sombrear lo que no conviene para focalizarse en aquello que encandila. Los gallegos que no le votan le acusan de nepotismo y muchos de sus votantes piensan que esa es la medida de un liderazgo natural.

No se olvide, tampoco, que la hegemonía del presidente gallego en Galicia está favorecida porque el corte electoral para las elecciones gallegas, el mínimo de votos emitidos para el reparto de escaños, es del 5 por ciento. Si hubiera sido del 3 por ciento, como determina la LOREG a escala nacional, EU-ANOVA  (Podemos) hubiera conseguido 2 escaños a costa del PP. No hubiera cambiado la mayoría absoluta de Feijoó, pero habría perdido un  escaño respecto a las de 2016.

La habilidad que le funciona en Galicia no le va a servir a escala nacional. Si no hay pasos decisivos de cambio político, ideológico en cierta medida, no podrá convencer más allá de a los suyos y no entusiasmará a los que necesita para alejarse de los de Vox. Y eso le alejará de la Moncloa.

El presidente Sánchez, salvo catástrofe que no parece que se produzca, sigue sobreviviendo día a día a calamidades imprevisibles y sigue dependiendo de sí mismo para su reelección.  Continúa en lugares preferentes en las encuestas. No parece que vaya a perder mayoría parlamentaria si es capaz de continuar siendo proactivo sin dejarse enredar en tactismos timoratos, ni caer en las trampas que vaya a proponerle el tono intimista del señor de Orense.

El nuevo presidente popular tiene la fortaleza de la unanimidad y la solvencia política para transformar el partido popular en un partido de centro derecha, homologable con los populares europeos de Alemania, Austria, Países Bajos e incluso de la Francia de Macron. Para ello, tiene que poner su discurso presidencial en los papeles programáticos del partido popular. Sin ambigüedades ideológicas que alberguen posiciones preconstitucionales.

Feijóo tiene que buscar fortalecer su divisa política más que pretender, como seguro piensa, el compromiso de Sánchez para facilitar el gobierno a la lista más votada en las próximas elecciones, con el pretexto de aislar a Vox, descafeinando el valor del parlamento.  No se olvide que en un sistema parlamentario, la mayoría de gobierno la debe dar un parlamento y no una componenda bi-electoral. La gran coalición está pensada para barrer a la disidencia plural o para fortalecer los caudillismos.

El Partido Popular debe aspirar a ser el partido del centro derecha que la España constitucional necesita  alejándose  definitivamente de la resistencia posfranquista en sus filas. Para esto esta Vox. 

Si el presidente Feijóo cree en la España plural y diversa; en la España de las autonomías como garantía de la unidad de España,  como dijo en su discurso presidencial, y si quiere navegar con un rumbo claro, con madurez y sentido de Estado, es hora que convoque el próximo congreso ordinario sin dilación y que, en su ponencia política, incorpore inequívoca y expresamente,  conceptos como la defensa de las autonomías y la diversidad y pluralidad de España. Enmienda tumbada en el 18 congreso, en 2017, cuando se propuso que en la ponencia políticas, junto a la “la defensa de la unidad de España” se añadiera “y de sus regiones y nacionalidades”.

Un comentario en “Los novicios de Casado a las órdenes de Feijóo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s