Una propuesta que Artur Mas no podría rechazar. 10-Mayo-2014

 

Hace años que vengo trabajando en buscar salidas políticas al conflicto planteado Catalunya-Espanya, desde que la sentencia del Tribunal Constitucional declara contrarios a la Constitución, artículos  fundamentales del nuevo estatuto de autonomía de Catalunya.

Era previsible que el sentido de aquella sentencia, emitida por un Tribunal en funciones y mermado en sus miembros, tendría a ojos de una auditoria jurídica internacional dudosa legalidad. No se trata, sin embargo, de volver a la cuestión de legitimidades sino de encontrar una vía de entendimiento y de salida política a la situación actual.

Desde hace dos años, he estado publicando reflexiones en mi columna de Última Hora, como en artículos para este blog, sobre la necesidad de que España se configure como estado federal y he planteado la vía de una reforma exprés para la creación de la figura de Comunidades Autónomas de régimen federal, y en las Jornadas “El futuro territorial del Estado español”,organizadas por la cátedra de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la UIB, hace ahora un año,  propuse que se abordara una reforma política profunda una Segunda Transición con el impulso de la Corona. La comunicación presentada a aquellas Jornadas, que se publicará en papel en el libro de las Jornadas (400 páginas que se publicarán, probablemente, a fin de año), lo acabo de subir al bloc en una página  específica.

La iniciativa sobre la reforma constitucional es conocida por importantes actores de la política nacional que, según manifestaciones, estarían a la espera de la oportunidad propicia.

Probablemente en 2016.

Las declaraciones, aparecidas hoy en la prensa, del president Artur Mas:

 El presidente de la Generalitat, Artur Mas, sometería a referéndum una hipotética oferta “atractiva” de España a Catalunya que abortase el proceso soberanista, según ha explicado durante una conferencia en el foro Tribuna de Girona”,

plantea que quizás se esté a tiempo de encontrar una salida al conflicto aceptable, y de largo recorrido. Conviene, ahora, traer a colación que una reciente encuesta del CEO (el CIS catalán), mostraba que el 87 por ciento de los preguntados acatarían el resultado de la consulta, fuera cual fuera el resultado, lo que da confianza en la madurez democrática de los catalanes y, lo significativo, que todavía se percibe capacidad para encauzar la situación y que un planteamiento inteligente por parte del gobierno y que fuera asumido por Mas contaría con el respaldo mayoritario de los ciudadanos de Catalunya. 

La aportación que sigue, redactada desde el conocimiento de las aspiraciones de Catalunya como entidad y de preclaros constitucionalistas, algunos padres de la Constitución, pretende contribuir a hallar una propuesta concreta de resolución  del conflicto que está planteado.

UNA PROPUESTA QUE ARTUR MAS NO PODRIA RECHAZAR.

Un estatus para Catalunya de Estado cofederal, con atributos de confederal pero sin  soberanía propia.

Régimen interior.

Administración propia de estado federal i sometidas directamente a las directivas europeas:

Derecho civil catalán: Prevalece en Cataluña y podrá evolucionar y/o adaptarse a la legislación comunitaria, independientemente que lo haga la legislación española.

Se mantiene la jerarquía de los Tribunales de segunda instancia y el Constitucional, pero la última instancia serán los Tribunales europeos e internacionales correspondientes.

La documentación propia del Estado, pasaporte, DNI,… también en catalán.

Hacienda propia, i política económica autónoma, aunque en coordinación con la del Estado, pero como última instancia de referencia las directrices europeas.

Política educativa, lingüística y cultural exclusiva.

Política territorial y de estructuración administrativa exclusiva.

Se suprimirían les provincias y les diputaciones catalanas y, a efectos electorales para la representación de Catalunya en las instituciones políticas del Estado, circunscripción única tanto para el Congreso como para el Senado. Mientras el parlamento catalán no apruebe una ley electoral catalana, que también tendría competencia como mecanismo de elección de diputados y Senadores en las Elecciones Generales del Estado, i una respecto a la Elecciones en el ámbito Local u otras que se establecieran.

Infraestructuras. Dependientes de Catalunya. Aeropuertos, puerros, ferrocarriles, ejes viarios de propiedad compartida Catalunya-Estado, pero la gestión tripartita: Catalunya-Estado-Cámaras de comercio o similares.

Presencia exterior:

Circunscripción electoral propia al parlamento europeo y asignación de 8 escaños (parte proporcional de la población de Catalunya respecte la de España)

Posibilidad de participar en Foros Europeos o Globales, con la delegación Española o no.

Selecciones catalanes para aquellos deportes en los que las altas federativas supongan un 20% o más del total del Estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s