El libro de Pedro Sánchez

La presentación de Manual de resistencia fue una pantomima de azucaradas loanzas y de entreguismo rozando el ridículo por parte de nuestra, en otro tiempo, admirada Mercedes Milà. Para contrastar, seguramente con poca empatía con el personaje, se ha tildado de libro de autobombo y de una cierta superioridad y narcisismo intelectual cosa que, tras una lectura somera, podría ser cierto. Pero eso no desdice de su honestidad y calidad humana y que ese manual de supervivencia pueda servir de ejemplo a muchos de cómo resurgir de las cenizas del desdén.

Las críticas llueven por todas partes. Por su inoportunidad, en medio de una campaña electoral, hasta por el atrevimiento de publicar unas “memorias” en pleno ejercicio político. Sobre lo primero, decir que todo político en publica, o tiene a la espera, su libro de presentación y, estos, son todos hagiográficos, pretendiendo influir a favor de la estima y consideración ideológica del personaje. En cuanto a lo segundo, recordaba La Vanguardia, que otros políticos, bien estimados, también publicaron libros del mismo estilo mientras ostentaban cargos de máxima responsabilidad. Lo hicieron Adolfo Suárez en 1978, Un nuevo horizonte para España, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González o Mariano Rajoy En confianza: una vida y un proyecto de cambio para España, en 2011, poco antes de las elecciones que le llevaron a la Moncloa.

En todo caso, cuando un libro acerca el político al electorado, contando hechos y aportando reflexión, favorece el interés por la política, y por la crítica.  Y estén tranquilos los Casado y Rivera, porque  su repercusión de campaña es bastante más reducida que el martilleo de los mensajes por las redes y los medios de comunicación.

Pedro Sánchez tenía que contar la verdad de qué le pasó y el periplo personal de su expulsión y vuelta al poder, por la fuerza de la militancia socialista. Porque es lícito, y añado necesario, que en esta sociedad de demagogias, noticias falsas y periodismo panfletario, quien está movido por ideas intelectualmente consistentes se desmarque de lugares comunes y haga valer su discurso político. Eso, naturalmente, desespera al partido popular y a Ciudadanos, Vox está en otra partida, porque temen que la ciudadanía se dé cuenta de la transcendencia de las elecciones y haga acto de presencia, alejando la posibilidad de que pueda formarse un gobierno a la andaluza. Los electores tienen que tomar nota de que fue la abstención la que dio el triunfo al Brexit o a Trump.

El libro es autobiográfico y, por tanto, cuenta vivencias, reflexiones personales y políticas, y lo hace en primera persona tratando de buscar la complicidad del lector. Pero a mí lo que me interesa, acertado título, es lo que tiene de manual para la consecución del sueño o del propósito de vida que cada uno tiene. También pueden encontrarse, las menos, reflexiones de enjundia ideológica, de calado, en ese debate eterno sobre la vigencia de la social democracia en un comienzo de siglo XXI dominado por la economía global.

En lo inmediato, Pedro Sánchez se posiciona por la necesidad de regenerar el marco de convivencia en el que detecta tres brechas abiertas: la social, la territorial y la generacional que solo pueden cerrase con un acuerdo y añade que le da más importancia al contenido que a la forma. Estas eran las premisas, por cierto, en la Transición; en que los acuerdos se llevan a las mesas formales después de haberse acordado en las trastiendas y sin megáfonos. Eso fue esencial para no tener que apagar día sí, y día también, incendios mediáticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s